Se ha producido un error en este gadget.

martes, 26 de marzo de 2013

Entrena el cerebro ¡y vuela!



María Teresa Otero @MariteOtero 

Esta mañana salí de casa con mal humor y un poco de tristeza, un ser querido iba a participar en una actividad que me resultaba altamente desagradable. Es inexplicable esa sensación de malestar que se me acumuló en el cuerpo apenas desperté, para sopesarlo y no avergonzarme  por mi estado de ánimo sonreía fingidamente y me mantenía  callada.

Me vestí apurada, como intentando escapar de una realidad absurda (sé que mi cerebro se estaba anticipando a mis emociones) Salí de casa con paso rápido, la música a todo volumen en mi ipod, “ninguna canción triste” me repetía insistentemente, mientras buscaba algo animado que escuchar…

Estaba amargada, a pesar que trabajaba en poner en práctica todos los pasos que recordaba para sentirme mejor, subí al transporte público, traté de evadir mis pensamientos humillantes y entonces sucedió…

Imaginé que corría sujetada a mi arnés, el piloto detrás de mí me preguntaba ¿estás lista?  rápidamente nos acercábamos al borde de la colina, saltábamos al vacío, yo apretaba mucho los dientes, me encomendaba a Dios y era libre, estaba en un parapente… Podía sentir el miedo, la adrenalina, la paz, el orgullo de hacer una locura como esa, el azul se mezclaba con el verde, tenía frío…  Estaba volando.

Volando, en un transporte público, alejada de mi mal humor, de mi rabia, de mi tristeza, estaba volando, sonreía plácidamente, seguro las personas me miraban extrañadas, pero yo lo había logrado, había cambiado mis emociones y también había cambiado el ritmo de mi día. Entonces sentí que había ganado una cuota de poder en mis emociones. ¡Así se hace!. 

Con frecuencia pueden suceder hechos que provocan que te vengan a la cabeza pensamientos negativos y por lo tanto automáticamente empiezas a sentirte mal, si logras controlar tus pensamientos, tu mente será tu mejor aliada y no ese despiadado enemigo que te aprisiona el alma y te oscurece la vida.

Aquello en lo que  decides enfocarte se convierte en tu realidad.  ¡Valórate! nadie debe tener tanto poder en tu vida como para hacerte sentir tan mal, no permitas que los pensamientos negativos hagan fiesta con tus ilusiones, reconócelos cuando se hagan presente, y esfuérzate en sustituirlos por algo que te emocione y te genere placer.  ¡Pasa a la Acción!.

De esta manera y de forma consciente estarás construyendo el hábito de Pensar Positivamente. Te sentirás enérgico y optimista. Con las emociones negativas tendemos a rechazar, a sentir miedo, las emociones positivas, en cambio, dejan entrar la diversión y el placer en nuestras vidas, podemos lograr sentirnos inspirados y agradecidos.

Una de las tendencias más características del cerebro es fijarse en lo negativo, esto se debe a que está programado para la supervivencia, nos convierte en seres desconfiados, por ello tenemos que entrenar insistentemente nuestro cerebro, no rendirnos, trabajar una y otra vez, como cuando entrenamos nuestro cuerpo. 

En el libro Una mochila para el Universo, Elsa Punset recomienda pensar en diez cosas buenas que te han ocurrido en el día pero que te hayan pasado desapercibidas, cuando notes que te conectas a lo negativo, vuele a comenzar el conteo. 

Recuerda que siempre puedes cerrar los ojos ¡y volar! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario