Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 23 de marzo de 2013

Impetuosa Mirada.


                       


 “Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma, que si uno va por el mundo con mirada amistosa, uno hace buenos amigos”.  Philip Gibbs


María Teresa Otero. @MariteOtero

Existe mucha información sobre el lenguaje no verbal, sin embargo es poco lo que sabemos de la forma más sencilla y a la vez más compleja de comunicarnos: simplemente la acción de mirarnos. Siempre nos sorprendemos, alegramos o entristecemos ante los ojos de los niños, desde la infancia la mirada adquiere un carácter especial.

Elsa Punset, en su libro “Una mochila para el universo” habla de estudios que demuestran que con pocos meses de vida tendemos a dejar de sonreír si nuestros padres no nos miran a los ojos. Definitivamente la mirada es poderosa.

Jean Paul Sartre  pensaba que el contacto visual es lo que nos hace real y directamente conscientes de la presencia de otra persona como ser humano, que tiene intenciones propias. Yo le agregaría que es una maravillosa forma de lograr empatía y conexión emocional, de esta manera estarás liberando oxitocina lo que creará una sensación de cercanía. Pero si en cambio la intención es distanciarte el consejo es mirar a tu interlocutor entre los ojos. 

Miradas cautivantes. En el caso de quienes quieren acercarse íntimamente (quizás hasta conseguir un beso, o un romance de cualquier estilo) se recomienda practicar la mirada triangular, se trata de una técnica sencilla que se traduce en: mirar su ojo izquierdo, luego el derecho, seguidamente los labios, describiendo un triángulo invertido y comenzando de nuevo, se puede llevar a cabo en silencio o mientras hablan en un tono intimo.  El poder de la mirada es arrollador.

Otra forma de utilizar la mirada en versión conquista, es mirar de frente mientras se habla, callar pero continuar mirando, luego sigues mirando y hablando…  El lenguaje de los ojos se traduce en tantos detalles que sería un desperdicio que los pases por alto. Las pupilas se dilatan cuando estas encantado o encantada con alguien, entonces si quieres hacerte una idea de cómo se siente el otro contigo, detalla sus pupilas.  Como dato de interés es necesario mencionar que en la Edad Media, las mujeres solían emplear belladonna para dilatarse las pupilas y parecer más atrayentes.

El contacto visual nos hace sentir expuestos y vulnerables y posiblemente esa sea una de las razones que induce a la gente a hacer el amor a oscuras, evitando la única clase de contacto (el ocular) que es el que más tiende a profundizar la intimidad sexual.

Conversaciones serias. Cuando estableces una conversación seria y necesitas pensar, es mejor no mirar demasiado al interlocutor, pensamos mejor cuando no mantenemos una mirada frontal, ya que tu diálogo interno se hace más lento o simplemente se interrumpe. Dedícale breves miradas.

En el mundo laboral muchas investigaciones coinciden en el momento de una entrevista de trabajo quien mira a los ojos de su entrevistador tiene mayor posibilidad de conseguir el empleo, dado que cuando una persona interroga a otra, suele mirarla directamente a los ojos a no ser que se trate de una pregunta algo atrevida.

Entre nosotros, la manera de mirar con frecuencia refleja el status. El ejecutivo se considera con derecho de mirar dominantemente a su secretaria; la secretaria lo hace con el mensajero y los tres sentirían que algo no va bien si se comportaran de manera distinta.

Cuando estableces una mirada directa, puedes enviar un mensaje de bienvenida, pero si lo haces por mucho tiempo creas una alarma en el interlocutor, en pocas palabras resultas intimidante,  aun más durante un silencio amistoso la mirada fija puede ser directamente perturbadora. Establecer un contacto visual o sentirse impedido de hacerlo puede cambiar el significado total de una situación.

En resumen las miradas revelan el estado emocional y con un buen análisis podemos tener grandes resultados, logros y conexiones.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario